diumenge, 28 d’octubre de 2007

En los Lagos de Pokhara



Segundo inciso musical.
Segundo concierto de la semana: Héroes de Silencio.
El último concierto de la última gira, ya no habrá más Héroes....aunque yo no lo aseguraría. Me gustan aunque no tanto como PSB, cada uno tiene sus filias y sus fobias, pero no cabe duda de que son muy grandes y en directo más. Lo único malo fue la espera porque tuvimos que ir con tiempo (más de 80.000 personas) y al final acabas harto de esperar....y la salida bueno, dormimos en el coche hasta que se despejó y luego a casa, total no teníamos prisa. Pero mereció la pena la espera y los cinco minutos de lluvia: Esas letras llenas de metáforas complicadas, las guitarras, la energía de la voz de Bunbury, la escenografía...lo de anoche fue estupendo, apotéosico, un gran concierto, y eramos tantos que a veces se nos oía más que a él. Parecía que no habían pasado los años mientras los veías en el escenario. Que viva por siempre Mar Adentro.

(La fotografía fue tomada por El Constructor de Argo)

divendres, 26 d’octubre de 2007

Welcome to the Sodom and Gomorrah Show



Un inciso musical
....anoche ví, por tercera vez, a Pet Shop Boys en concierto. Qué espectáculo, qué música, qué divertido, qué ambiente......no hay palabras, son los mejores. Neil Tennant es Dios, Chris Lowe es su Profeta y yo estuve a cinco filas de Él. En serio nunca podré estar más cerca. Tuve que ir sola, pero vaya, no lo sentí, estaba rodeada de fans.
El que diga que son serios y antipáticos es que no los ha visto en directo: me encanta que sean capaces de burlarse de sí mismos y que disfruten tanto con lo que hacen, porque eso hace que nosotros también lo disfrutemos. Sonaron canciones de "las de antes", joyas de sus primeros álbumes, himnos universales de su discografía y temas del último disco. El año pasado los ví en el Eclèctic y pensé que puesto que cerraban gira, el espectáculo de ayer sería el mismo, pero no, fue mejor, más reducido por las dimensiones del Greenspace pero eso hizo que el concierto fuera mejor porque sólo los incondicionales pagamos por verlos. En resumen, lo de anoche fue un lujo, un auténtico lujazo, son los mejores.

(La fotografía procede de internet)

dimecres, 24 d’octubre de 2007

Vacanze Torinesi VI

El segundo día en Turín madrugamos. Yo había arrastrado cansancio el día anterior pero ese día arrastré el pié, que me dolía; eso sí, aguanté y me quejé lo justo, sólo cuando caminábamos demasiado rápido. Dedicamos todo el día a recorrer Torino.
Primero fuimos a la Basílica de Superga, sobre la colina de Turín.

De nuevo la vista desde allí era espectacular. La edificó Juvara por encargo de Víctor Amadeo II como cumplimiento de una promesa hecha por el rey en 1706 cuando los ejércitos de Francia y España asediaban Turín. Es un edificio bonito, barroco (aunque el barroco turinés es menos recargado que el español) con un frontal clásico, dos campanarios y una enorme cúpula con tambor. Allí se encuentra el panteón de los Reyes Saboyanos. Y es amarillo y blanco. Hasta que no estas allí arriba no te das cuenta de lo grande que es, pero claro, si ya se vé llegando a la ciudad! Es como la Mole, se ve desde cualquier parte.
De allí fuimos a la Palazzzina di Caccia di Stupinigi,
un palacete de caza, proyectado por Juvara, como no podía ser de otro modo, para Víctor Amadeo. Se accede a él salie
ndo de Turín, todo recto sin parar por el corso Unione Sovietica. Poco a poco lo ves parecer al final de la enorme avenida, sereno, blanco, enorme, una maravilla..... Su planta tiene forma de aspa y luego se añadieron dependencias. En el centro hay un gran salón elíptico, cuya cúpula está coronada con la estatua de un ciervo. Parece ser que los jardines traseros son preciosos pero no pudimos entrar porque estaban restaurándolo, pero vaya, he visto fotos y es una maravilla por dentro....y sólo venían aquí a cazar?
De vuelta a Turín, y tras la comida y la breve siesta, recorrimos las calles y estuvimos sacando fotos de todas las casas estilo Liberty que pudimos encontrar. El Liberty es el estilo arquitectónico modernista turinés, elegante, sinuoso, con balcones de hierro forjado, tiene preciosos testimonios por toda la ciudad.

La casa más famosa se llama
Fenoglio- La Fleur, por su arquitecto, Pietro Fenoglio, y porque posee una marquesina de cristal y hierro forjado que asemeja la corola de una flor. Tanto a Davide como a mí nos encanta el modernismo, el Art Decó y Art Nouveau y lo pasamos fenomenal descubriéndolo por la ciudad.

dilluns, 22 d’octubre de 2007

Vacanze Torinesi V


La Sacra di San Michele es una abadía encaramada en la cumbre de una montaña, el monte Pirchiriano, a 962 metros. Aunque ha sufrido varias trasformaciones, el origen de la Sacra se remonta al año 983. Hoy se puede visitar la iglesia, el claustro, la hospedería y parte de las fortificaciones. De hecho, conforme asciendes, la Sacra parece un castillo en lugar de una abadía. Las vistas desde cualquier lugar del conjunto son panorámicas, impresionantes, y eso que había una ligera bruma. En días muy claros se llega a ver Turín. Me gustó mucho la Escalinata de los Muertos aunque estaba demasiado empinada para mi vértigo, y la Puerta del Zodíaco, un arco con capiteles del siglo XII con figuras mitológicas y escena bíblicas. La Iglesia propiamente dicha es muy oscura y pone la piel de gallina imaginar a los frailes yendo a rezar maitines en noche cerrada. El guía (nos acoplamos a un grupo) nos contó en las ruinas del monasterio la historia de la bella Alda, que se lanzó desde una torre (la torre de la bell´Alda, que se conserva) para huir de unos soldados. Un ángel la salvó y ella quiso presumir ante sus vecinos de que sabía volar, así que se tiró de nuevo....sólo que esta vez el ángel no estaba atento y claro, el resultado es el imaginable. Nos reímos bastante con la leyenda. Al salir de la abadía compramos postales, las primeras.....
Al acabar la visita descendimos de la montaña con la vista puesta en los Lagos allá abajo, es increíble lo rápido que salvamos el desnivel del monte al llano; seguimos camino y regresamos a Turín. Esa noche no salimos, pero estrenamos el capricho que compramos en Susa: la botella de absenta.

dijous, 18 d’octubre de 2007

Vacanze Torinesi IV



Qué bonita es Torino!

No sé qué es lo que más me gustó. Me sorprendió el contraste de la ciudad con su colina y que fuera tan señorial, tan uniforme en sus alturas, si exceptuamos la Mole Antonelliana, la cantidad de palacios y las calles porticadas, las piazzas, ideales para sentarse y ver la vida pasar o simplemente huir por un momento del ajetreo de un corso en hora punta, sus museos, practicamente para todos los gustos....no sé por donde empezar.....
El día que llegué visitamos el Valentino, como ya comenté, y esa misma noche salimos después de cenar y fuimos donde la piazza Vittorio Veneto se cruza con el Po. Los antiguos almacenes junto al río, los murazzi, se han convertido en locales de fiesta. Parecía que todo el mundo estaba allí, estaba a tope de gente, creo que había más gente que una noche de sábado en el Carmen, aparte de que allí hay más espacio....Al día siguiente, me dejaron dormir, lo cual agradecí porque estaba muy cansada, arrastraba toda la semana de trabajo y los nervios del viaje, pero claro, yo no había ido a Turín a recuperar sueño! Ya no eran horas de empezar a recorrer la ciudad, pero teníamos otra opción: salir de la ciudad y marchar al valle de Susa, para ver la ciudad del mismo nombre y la Sacra de San Michele, una abadía. Yo quería ver los alrededores de Turín, el paisaje del Piemonte, y era la ocasión perfecta; además como era domingo, podíamos ir en el coche todo el día. Y allá nos fuimos. Susa es una maravilla en miniatura, una ciudad de aire medieval con un anfiteatro y un arco romano, con calles empedradas y rodeada de montañas que la enmarcan. Llegamos tarde, paseamos por la ciudad, tranquilamente y comimos mientras caminábamos...allí tuve mi primer encuentro con las pastillas Leone, unos caramelos típicos de Turín y nos compramos el capricho del viaje.
Y por cierto, las fotografías son de Susa...

dimarts, 16 d’octubre de 2007

Vacanze Torinesi III


Llevaba un libro
y el mp3 en el bus. Nunca me ha gustado viajar en autobús, siempre he preferido el tren, así que pensaba que me distraería enseguida en la lectura, pero a los diez minutos, cuando ya nos incorporamos a la autopista, el paisaje se fue adueñando de mí, y al final dejé estar el libro y me concentré en poner una banda sonora a lo que estaba viendo. Qué bonito era todo! Y qué verde! Prados, ríos, un cielo azul profundo, sol radiante, islas de vegetación frondosa...el tiempo se me pasó volando, y cuando quise darme cuenta, a lo lejos pude ver la Basílica de Superga; mis guías me habían dicho que se veía desde cualquier lugar de Turín y mucho antes de llegar a la ciudad, y no me mentían.
Por fín, llegamos a Torino, Capital del Piemonte, con una puntualidad británica. El autobús me llevó en mi primer tour turinés y por fín, hizo su tercera y última parada....y puesto que todos los que quedaban se levantaron, yo hice igual. No ví a Davide por las ventanillas del autobús y empecé a sentir esa sensación desagradable en la boca del estómago, pero me dije (de nuevo): "Lo primero es lo primero, Alamar: la maleta". Bajé, rescaté la maleta y al incorporarme y mirar a mi izquierda, le ví venir....Dios, qué alivio! Creo que nunca me había alegrado tanto de ver a alguien.....Pobre, creo que lo estrujé al saludarle, pero había pasado muchos nervios, incomunicada en Italia!. "Te he llamado mucha veces, pero tenías el móvil apagado" "Está bloqueado, necesito llamar a casa".....Me parecía mentira estar allí, por fín,en Turín!









Fuimos a su casa, y nada más llegar su madre nos dijo que empezáramos ya la visita: Qué tal un paseo por el Parque del Valentino? Genial, justo lo que necesitaba, estirar las piernas! Además el Valentino estaba en mi lis
ta de Imprescindibles.
Fuimos en coche; en todas las ciudades italianas hay restricciones de tráfico: dependiendo del motor de tu coche, si es más contaminante o menos, puedes circular a determinadas horas. El coche de Davide podía circular entre semana sólo por las mañanas y todo el fin de semana. Sé lo que estáis pensando: esa medida en España sería tan impopular como imposible de aplicar, pero será mejor no comentarlo mucho no sea que se les ocurra....no me entendáis mal, me parece bien que se reduzcan los índices de contaminación (aunque Davide dice que la verdadera razón es recaudatoria e impulsar la venta de automóviles) pero si yo tuviera que dejar mi coche en casa e ir al trabajo en bus, a qué hora tendría que levantarme, a las 04.30? y no es por nada, pero el transporte público allí es más barato.
En fín.....El Valentino es el parque más grande de Turín; está al lado del Po y tiene distintas zonas, incluyendo una reproducción de un pueblo italiano medieval, el Borgo medievale, muy curioso, y un Castello de verdad, con una fachada barroca que da a la ciudad, y otra más antigua hacia el parque y el río. No pudimos entrar al patio del castillo, (reunión de VIPS de la ONU) pero el paseo por el parque fue muy agradable y pude ver Superga allá a lo alto, la Chiesa della Gran Madre di Dio al otro lado del río, el monte dei Capuccini y la colina de Turín....







.....sabía que iba a ser bonito, pero creo que no estaba preparada para que lo fuera tanto.

dimarts, 2 d’octubre de 2007

Vacanze Torinesi II


He de reconocer que no me gustaba nada la idea de llegar sola. Es ridículo, lo sé, suelo viajar sola, pero cuando he ido fuera del país, siempre he ido acompañada. No es lo mismo coger el coche y marcharte a Salamanca, Cartagena o Madrid, que coger un avión, irte a Milán y de allí a Turín en autobús....No volé directamente a Turín porque hay pocos vuelos y son bastante caros, así que fuí vía Milán; Davide me había explicado que un autobús conectaba el aeropuerto con Turín; si el vuelo no se retrasaba, podría coger el bus de las dos y llegar a Turín a las cuatro, y si no, tendría que esperar al de las cuatro y llegar a las seis. Tenía que parar en la última parada, no había pérdida; solo tenía que avisarle al subir al autobús y así él sabría a qué hora esperarme.
La primera parte del viaje estuvo bien: dos horas de vuelo, un libro...pero una vez en Malpensa-Milán...bien, lo primero, me quedé sin móvil, se bloqueó; siempre copio los números nuevos en la agenda de papel en cuanto me los dan, y siempre llevo la de bolsillo encima, pero esta vez, por primera y última vez no lo copié cuando Davide me dió su móvil italiano, y no podía avisarle de mi llegada....para acabarlo de arreglar, mi maleta no salía....al final salió la penúltima. Decir que me puse nerviosa es un eufemismo, me puse mala.....Entonces decidí tomármelo con calma: lo primero, la maleta, lo segundo, encontrar mi autobús; no podía avisarle pero estaba segura de que Davide me esperaría en la parada a las 16 y si no me presentaba volvería a las 18. Intenté llamar a casa para decir a mis padres que había llegado bien, pero la cabina se rió de mí.....Al lado de la cinta del equipaje había unos paneles que indicaban los transportes del aeropuerto a Milán y otras ciudades por tren o autobús, y la puerta por la que había que salir para encontrarlos....la verdad es que aquello me tranquilizó un poco: no tenía que buscar por toda la terminal. Salí por la puerta 4, y allí estaba, la parada 18, compañía Autostradale destino Torino. Compré el billete, y al dejar la maleta me preguntaron a qué parada iba, Porta Susa o Vittorio Emmanuele?.....qué bien...pues a la última....una vez en el bus, pensé: "espero por mi bien que la última sea Vittorio Emmanuele....". Recordé entonces que por lo menos tenía la dirección de Davide y para algo están los taxis. Tenía por delante dos horas de "placentero" viaje en bus....