dissabte, 26 de desembre de 2015

Disaster expiration date



Estoy atravesando una etapa extraña.
Física y psicológicamente estoy bastante tocada, y arrastro una ansiedad galopante que está mermando mis fuerzas de un modo que nunca pensé sería posible. Soy plenamente consciente de que estoy muy cansada por motivos laborales, ya que no tengo vacaciones y he enlazado contratos desde antes de primavera, con dos campañas electorales y un verano de por medio y un strés que se ha ido acumulando...otras veces he tenido mucho trabajo y nunca me había afectado así, pero supongo que es algo acumulativo hasta que el globo explota...considero sin embargo que no puedo quejarme de trabajar, porque soy una privilegiada.
En lo personal, dos amigos se han marchado repentinamente y creo que no lo he asimilado del todo todavía y tampoco les he llorado lo suficiente; me siento afortunada de haberme podido despedir de ambos sin saber que lo estaba haciendo, y su pérdida ha hecho que los que los conocíamos nos unamos más, pero aparte de la pena, llevo meses lidiando con unos sentimientos (o más bien sensaciones) que no busqué y que no eran correspondidos, y que aunque un poco decepcionada no me afectaron tanto, pero ahora me asaltan unos nuevos, que sí me asustan, porque son inesperados, mucho más intensos y me llegan en un momento en que me siento más frágil que nunca....además llegan muy pronto, porque nunca, nunca, había "sentido" de nuevo en tan poco tiempo...No puedo decir sin embargo que me estén haciendo sufrir, al contrario, se preocupan por mí y me siento contenta, pero a la vez, pasmada por lo que ha pasado, preocupada porque la ansiedad está minándome, frustrada por la falta de Tiempo, ilusionada ante los sentimientos que él me inspira, cauta porque no estoy segura y asustada por si, de nuevo, pasa de largo.... 
Aparte de todo esto, llevo varias semanas quejándome mucho, del exceso salvaje de trabajo, de que me cambien los turnos sin consideración alguna, de que no me den tregua...de lo cansada que estoy...y yo nunca he sido una quejica, no me he quejado nunca y si lo he hecho, nunca con tantas ganas.
Yo no soy así.
Y me niego en redondo a empezar a cambiar.
Así que voy a dar la vuelta a esta situación, aún no tengo muy claro cómo, pero voy a dejarla atrás.